Atlas de partículas elementales

Reinventar la naturaleza con cyborgs

Mucho nos perderíamos de las ideas de Donna J. Haraway si la leemos sin imaginación, ese reflejo mental alimentado de nuestra experiencia. En su libro “Ciencia, cyborgs y mujeres. La reinvención de la naturaleza” puntualiza que nuestro mundo cotidiano está cruzado por la ciencia y la tecnología, ideas que externa mientras recuerda que el discurso de la ciencia ha sido atravesado durante años por metáforas instrumentales, estereotipos sexuales, políticas y dominación. 

A lo largo de ocho capítulos, la profesora, bióloga, zoologa y feminista estadounidense se sitúa desde diferentes puntos de la creación del conocimiento y cuestiona tanto los contenidos como las formas. Sus textos siempre incluyen propuestas esperanzadoras que parten de nombrar y alcanzan a la comunidad con todas sus experiencias de frontera.

Las contribuciones de Donna J. Haraway abarcan la filosofía, la primatología y la biología del desarrollo. La primera parte de estos ensayos sobre estudios culturales de la ciencia, fue titulada “Lecturas contrapuestas: Naturalezas narrativas”, en esta se despoja a la ciencia de la supuesta neutralidad de su lenguaje, poniendo el foco en la sociobiología y en la antropología. La autora postula que no existen formas orgánicas ni orígenes desde la ciencia que se encuentren libres del contexto y la construcción social que el patriarcado ha impuesto; de forma extensiva nos muestra como la máquina y el mercado han organizado a las ciencias biológicas.

Al tiempo, nos propone explorar las fundaciones y alcances de los laboratorios de primates, las formas en que la ingeniería humana postula la optimización de nuestra especies y lo poco inocentes de estos discursos al momento de jerarquizar y poner linderos entre personas, particularmente entre sexos. 

En la primera parte exploramos las formas de construir teorías sociales con la observación de primates y cómo sus postulados fueron fruto de una cultura compartida, donde los matices de las voces femeninas llevaron la atención a nuevos comportamientos. 

Además, Donna desmenuza cómo se reproduce instrumentalmente el concepto de naturaleza y lo que ha dado forma al mismo: como la escasez y la competencia, lo que genera que en la que la mayoría de las veces se trate de un espacio sea habitable para fines de utilidad económica y en el que hay poco lugar para las mujeres, nuestras libertades y la defensa de lo que no entra en linderos capitalistas.

A pesar de exponer con sus propias palabras una construcción de la ciencia desde la dominación y el ejercicio hegemónico, Donna nos recuerda que vale la pena reorganizar las estructuras de la ciencia desde nuestros modos de vivir y afinidades con otras experiencias. Con ella vemos de frente y de cerca lo que ha sucedido al limitar la teoría biológica a una génesis que da por supuesta nuestra cultura. Nos cuenta los trucos del patriarcado para  reconstruir el mundo a partir del género y de organizar la sexualidad de las mujeres como moneda de cambio. Nos recuerda a Simone de Beauvoir “no se nace mujer”, para reconstruir nuestras génesis. 

Al construir nuevos orígenes Donna Haraway defiende una esperanza con posibilidades desde la palabra. Primero nos habla de las lecturas que ella vive desde las clases universitarias que imparte. Luego, puntualiza con un ejemplo: una escritora africana. Se trata de Emecheta cuya obra aborda la maternidad y el control de la vida propia. Finalmente Haraway hace una radiografía de conceptos, una vez dentro del lenguaje, nos habla de las posibilidades de apropiarnos del mismo. 

Conforme avanza en la construcción de las ciencias biológicas pasa de lo que antes podía dominarse mediante la virginidad o la sexualidad, a lo que hoy se atribuye a los genes. Del génesis a la genética traza un mapa que muestra que: “los hechos están cargados de teoría; los valores están cargados de historia.

El espacio para hablar de otros mundos posibles va emergiendo de las conclusiones de los primeros capítulos y en la segunda parte apuntala “Políticas diferenciales para otros inadecuados”. Ahí, Donna no pierde de vista los riesgos del antropoceno, pero los ve desde una rendija de esperanza y comparte posibilidades de la experiencia para: resignificar nuestras relaciones, revertir la devastación ambiental e incluso reducir riesgos entre humanos y no humanos.

Ese espacio en que las feministas iniciaron la debates sobre la naturaleza y el poder del conocimiento impulsa la narrativa del cyborg, figura que puede dar libertad con ideas que se nutren de analogías como los helechos e invertebrados, cuya reproducción orgánica no precisa acoplamiento, solo afinidades.

Argumenta Donna en favor del cyborg cuando esta figura apuesta por las necesidades comunitarias. La autora amenaza con blasfemar para que podamos romper con identidades bien arraigadas desde la ciencia y la tecnología, logra que desde las rupturas del humano con lo animal y los límites de lo físico y lo no físico emerja una figura que no reconoce el edén y por eso no lo anhela ni se ata a él.

El cyborg no busca reconectar con el cosmos, ni añora la promesa de inocencia de la naturaleza. En su espacio lo más pequeño es lo más peligroso, en tiempos en que la miniaturización han cambiado nuestra experiencia del mecanismo, donde tanto ideas como intercambios se encuentran flotantes. Con el cyborg conocemos una polifonía que descoloniza, que no apuesta por construcciones totales, que arriesga por el simulacro para generar afinidades y no identidades.

Volvemos a leer a Donna Haraway cuando los términos en que se cuenta la biología humana y la ciencia oprimen a muchos y benefician a pocos, cuando la narración sobre la naturaleza supone el uso de esta para beneficios únicamente económicos o de algunos humanos. Volvemos a leer a Donna Haraway para ordenar el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: