COVID-19

Vigilancia y medidas de prevención: aliadas para combatir la pandemia por COVID-19

A 18 de meses de declarada la pandemia por COVID-19, con más de 237 millones de casos confirmados a nivel mundial y más de cuatro millones de defunciones(1), las vacunas se han convertido en un respiro que la humanidad necesitaba; sin embargo, la realidad es que bajar la guardia no es una opción y la inequidad de las dosis administradas sigue siendo evidente.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, en México (al 12 de octubre) se han registrado 3,725,242 casos totales y 282,277 muertes. Por su parte, la iniciativa CovidVisualizer(2) muestra que, en el país, 354, 960 son casos activos; además, deja ver que, de las 107,381,477 dosis de vacunas aplicadas, solo 48,482,445 han sido esquemas completos.

Si bien los números pueden resultar alentadores, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, ha señalado(3) que en México aún hay una cantidad de casos preocupantes que van a la alza y pidió vigilancia sobre las tendencias locales, pues una visión más focalizada mantendrá bajo control la transmisión.

Por otro lado, aunque la vacunación avanza, lo cierto es que la pandemia no ha terminado y es necesario reforzar medidas de atención y prevención a nivel regional y global. En días pasados, el secretario de las Naciones Unidas, António Guterres, comunicó(4) que la falta de acceso a vacunas en algunos países sigue siendo “el mejor aliado para la pandemia”; es decir, a pesar de que en algunas naciones, como Estados Unidos o países europeos, el porcentaje de inmunizados es alto, a nivel mundial la cantidad es mínima.

La consecuencia de lo anterior no es solo que el virus se siga transmitiendo, sino también que surjan nuevas variantes, como la Delta, detectada en 98 países y dominante en varias de esas naciones.

Lo más preocupante es que el virus se vuelva resistente a las vacunas ya aplicadas, pues los datos indican que sigue evolucionando y mutando; por lo tanto, continuar con las medidas preventivas como el lavado de mano, la sana distancia, uso de cubrebocas, aislamiento si hay casos sospechosos, ventilación adecuada, atención clínica y detección oportuna, siguen siendo indispensables para evitar nuevas olas de contagio.

Vigilancia sólida, un factor de prevención

Si bien la prevención es corresponsabilidad de la sociedad, contar con pruebas que permitan determinar los casos de forma oportuna es uno de los factores primordiales aun después de la vacunación.

Entre las pruebas aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por su siglas en inglés) se encuentran dos: la prueba de antígenos que es capaz de detectar ciertas proteínas en el virus que causa COVID-19; por otro lado, las pruebas de Reacción en Cadena de la Polimerasa o pruebas moleculares (PCR) detectan el material genético del virus causante de la enfermedad por coronavirus.

En las pruebas PCR, también conocidas como Pruebas Rápidas de Amplificación Isotérmica, se introduce un hisopo largo por un orificio de la nariz para obtener fluido, y otro más corto para la muestra. Su ventaja es que los resultados están listos en minutos.

Dichos exámenes “son una primera línea de defensa fundamental”, señaló el doctor Oscar Guerra, director médico de Diagnósticos Rápidos de Abbott para Latinoamérica, en el Webinar “¿Cómo funcionan las pruebas rápidas para combatir al COVID-19?” el pasado 21 de septiembre. La razón es sencilla: a mayor número de pruebas, más probabilidades de detectar el virus.

En el mismo evento, el doctor Arturo Jáuregui, infectólogo y catedrático de la Universidad Autónoma de Chihuahua mencionó que “es recomendado que mientras continúa el proceso de vacunación se realicen pruebas moleculares en el punto de atención. En este momento es importante que sigamos combatiendo el virus para que las personas que comienzan a regresar al trabajo y a la escuela puedan sentirse seguras”.

Dichas declaraciones concuerdan con las recomendaciones que ha hecho la ONU como parte de las medidas de prevención para reducir el riesgo de contagio y la aparición de variantes nuevas. En otras palabras, mantener la vigilancia en la población es un elemento indispensable para seguir combatiendo la pandemia.

Fuentes:

(1) https://coronavirus.onu.org.mx/coronavirus, datos al 12 de octubre
(2) https://covidvisualizer.com/
(3) https://coronavirus.onu.org.mx/ops-detecta-preocupante-aumento-de-casos-de-covid-19-en-mexico
(4) https://coronavirus.onu.org.mx/inequidad-en-acceso-a-las-vacunas-es-el-mejor-aliado-de-la-covid-19-guterres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: