COVID-19

Reportan secuelas neurológicas, psiquiátricas o cognitivas tras COVID-19 en al menos uno de cada tres casos

A inicios de año, desde Acción y Reacción reportamos que ocho de cada 10 sobrevivientes a COVID-19 presentaban síntomas a largo plazo por dicha enfermedad. Los malestares señalados con mayor frecuencia eran fatiga (58%), dolor de cabeza (44%), trastornos de atención (27 %), caída del cabello (25 %) y disnea (24 %). Entre la lista con más de 50 síntomas reportados destacaban aquellos vinculados con malestares psiquiátricos, neurológicos e incluso cognitivos.

No solo la falta de olor y los dolores de cabeza se convirtieron en la regla en lugar de la excepción, otros síntomas como ansiedad e incluso neblina mental persistían en algunas personas, incluso meses después de haber cursado la enfermedad. 

Luego de esto, mediante otras revisiones sistemáticas a la literatura científica sobre el tema, como la publicada en el Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry(1), se dio a conocer que los síntomas con mayor prevalencia fueron la anosmia (pérdida del olfato) reportada en 63 estudios por el 43 % de los pacientes, así como debilidad, fatiga, mal sabor de boca y dolor muscular. También fueron señalados problemas como estado mental alterado, reportado en 19 de 215 estudios revisados, además de depresión, presente en 23 % de las personas incluidas en los estudios. 

Desde el inicio de la pandemia, se apuntó que los virus respiratorios como el SARS-CoV-2 pueden entrar al sistema nervioso central y causar patologías neurológicas. Esta neuroinvasión se tenía en la mira de los especialistas debido a que en virus similares se había observado la entrada al sistema nervioso y en modelos animales se había detectado daño neurológico por este y otros coronavirus. Sin embargo, fueron las manifestaciones neurológicas reiteradas en pacientes los que volvieron la revisión de estos síntomas una prioridad. A esto se suma que en estudios(2) de necropsia se ha demostrado presencia de edema cerebral y degeneración neuronal en pacientes que fallecieron luego de enfermar de COVID-19.

Human’s Brain illustrated by Charles Dessalines D’ Orbigny (1806-1876). Digitally enhanced from our own 1892 edition of Dictionnaire Universel D’histoire Naturelle.

Desde México se revisa esta situación

Científicas y científicos de distintas universidades y centros de investigación en distintas partes del mundo indicaron durante las primeras etapas de la pandemia, que debido a que el SARS-CoV-2 no se queda confinado en el tracto respiratorio, la afectación de otros sistemas era posible. A inicios de este año, un equipo de investigación mexicano buscó(3) en historias clínicas de pacientes hospitalizados en la CdMx, aquellas características y señales tempranas que podrían significar el futuro desarrollo de manifestaciones neurológicas.

Dicho estudio transversal y observacional se realizó en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y fue publicado en PLOS ONE. En este indican que de mil 72 casos de pacientes hospitalizados (35 % de las cuales eran mujeres) se reportó dolor de cabeza intenso en 41 % de los casos, dolor muscular en el 38 %, mal gusto en la boca en el 8 % y pérdida del olfato en el 7 % de pacientes.

Mientras que el delirio, con presencia en 13,1% de los casos, la debilidad objetiva de las extremidades, en 5,1%, y la recuperación tardía del estado mental después de la retirada de la sedación, 2.5%, fueron los nuevos síntomas neurológicos más frecuentes.

En su estudio también indican que estos nuevos síntomas en pacientes hospitalizados con COVID-19 son frecuentes y que pueden predecirse usando información clínica desde el momento del ingreso hospitalario.

Ante este panorama, la Academia Mexicana de Neurología, A.C. mantiene abierta una plataforma(4) para que personal médico con esta especialidad puedan registrar la historia clínica de aquellos pacientes  que al presentar COVID-19 tienen o tuvieron síntomas vinculados al sistema nervioso, la intención es identificar patrones para luego estudiarlos.

Se trata de una situación mundial

Sobre los males cognitivos, recientemente se informó, tras una investigación realizada por el hospital Mount Sinai de Nueva York y publicada en la revista médica JAMA Network, que 24 % tenía problemas con la codificación, evaluada con la capacidad de recordar piezas de información a corto plazo. También reportaron problemas con la identificación de recuerdos específicos en 23 % de 740 participantes en el estudio, quienes en promedio tenían siete meses de haber padecido COVID-19.

En este estudio también se identificaron, en menor medida, deficiencias en la velocidad de procesamiento, el funcionamiento ejecutivo y la fluidez fonémica. 

Por otra parte, en abril de este año, investigadores de la Universidad de Oxford indagaron esta situación en pacientes de COVID-19 que habían cursado la enfermedad seis meses antes. Para el estudio publicado en The Lancet Psychiatry(5) emplearon registros de salud electrónicos de 236 mil 379 pacientes con diagnóstico de COVID-19, así como de otros decenas miles con infecciones del tracto respiratorio o influenza, para evaluar qué enfermedad se vinculaba a una mayor probabilidad de desarrollar síntomas neurológicos y psiquiátricos. 

Encontraron que una de cada tres personas con COVID-19 presentó secuelas de estos tipos, ya que 34 % desarrolló alguna enfermedad neurológica o psiquiátrica durante los meses después de infectarse. En sus datos destacó que para 13 % del total de las y los diagnosticados se trataba de la primera vez que padecían ese tipo de malestares. 

Los síntomas más frecuentes fueron ansiedad, reportada en 17.3 % de pacientes; alteraciones del humor, en 13.6 %; insomnio, en 5.4 %, y desorden psicótico en 1.4 %.  Entre las secuelas neurológicas destacaron los accidentes cerebrovasculares isquémicos, con 2.1 %, trastornos de las raíces nerviosas, que causan dolor, sensaciones anormales o debilidad muscular en 2.85%, así como Parkinsonismo en 0.11% y demencia en 0.67%.  

Además, los autores del estudio refieren que aunque los riesgos fueron mayores en pacientes con COVID-19, no se limitaron a solo a las personas hospitalizadas.

¿Por qué llega a afectar al sistema nervioso?

Una posible explicación a la vinculación del virus con las afectaciones mentales es que aunque muchos síntomas son inespecíficos, como el dolor de cabeza o la ansiedad, por otra parte los de tipo neurológico apuntalan evidencias referentes a que el virus llega al sistema nervioso, incluida su entrada a través del surco olfatorio.

De hecho, desde noviembre de 2020 se demostró mediante un estudio publicado en Nature Neuroscience(6) la presencia de ARN y de la proteína S del SARS-CoV-2 en regiones distintas de la nasofaringe y el cerebro. Además, se presentó evidencia de que el virus podía cruzar la mucosa olfatoria y penetrar en áreas en el bulbo raquídeo, que está vinculada con actividades tan importantes como la respiración, la digestión y la frecuencia cardiaca. Cabe destacar que, como en esta investigación, en otras han encontrado presencia viral en la mucosa olfativa, lo que indica que este es el punto de acceso al cerebro.

En el webinar “Secuelas neurológicas por COVID-19”, organizado por la Facultad de Medicina de la UNAM, el doctor Luis Delgado Reyes, académico de los departamentos de Anatomía y Cirugía de la misma facultad, indicó que “la encefalopatía es una condición reversible que puede presentarse en estos pacientes debido a trastornos metabólicos, toxemia o hipoxemia, y se manifiesta por delirio, desorientación y pérdida del conocimiento”.

“Otra complicación es la encefalitis, que cursa con inflamación que se atribuye al involucro del virus al sistema nervioso y provoca daño demostrable mediante resonancia magnética nuclear, estudios de líquido cefalorraquídeo o biopsia cerebral. Ante un paciente con enfermedad por COVID-19 grave o moderada y con manifestaciones neurológicas, para ver si se trata de encefalopatía o propiamente una encefalitis, es recomendable hacer estudios de imagenología”, comentó.

Fuentes:

  1. https://jnnp.bmj.com/content/92/9/932
  2. https://www.neurologia.com/articulo/2020179#b39
  3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8031187/pdf/pone.0247433.pdf 
  4. https://www.neurologia.org.mx/publicaciones-y-ligas/avisos-de-educacion-continua/covid-19-registro-de-casos.html
  5. https://www.thelancet.com/journals/lanpsy/article/PIIS2215-0366(21)00084-5/fulltext#bib14
  6. https://www.nature.com/articles/s41593-020-00758-5

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: